APDH Rosario solicita se ordene su inmediato traslado a cárcel común de Roberto Pellegrini

APDH Rosario solicita se ordene su inmediato traslado a cárcel común de Roberto Pellegrini

Roberto Pellegrini, procesado y pronto a ser sometido a juicio por 32 casos de privación ilegal de la libertad agravada, por mediar violencia y amenazas, 8 casos de homicidios agravados por el concurso premeditado de dos o más personas y asociación ilícita.

La imagen puede contener: una persona, texto que dice "NO QUEREMOS CONVIVIR CON GENOCIDAS SUELTOS NOOLVIDAMOS NO PERDONAMOS NO NOS RECONCILIAMOS MOPERDONAMOS PEL ARH"

En un comunicado  APDH Rosario expresa este pedido a la justicia:

Son los delitos más aberrantes de nuestra historia reciente, que constituyeron el genocidio perpetrado durante el Terrorismo de Estado.

El “Pocho” Pellegrini, como le apodan en la ciudad del sur santafesino, era Jefe de División Personal de ACINDAR y un colaborador activo y necesario de las fuerzas represivas que en 1975 coparon la ciudad de Villa Constitución e implantaron el terror; concretamente,  se desempeñaba como nexo entre las fuerzas represivas  y los máximos directivos de ACINDAR.

Roberto “Pocho” Pellegrini es parte de esa sociedad y componentes civiles imprescindibles para que el aparato genocida funcionara aceitado y con impunidad asegurada durante ya más de 44 años.

Impunidad que duele mucho más, en estos días en que pedimos nuevamente aparición con vida y basta de torturas en las detenciones a les jóvenes y trabajadores.

En aquel tremendo operativo de marzo de 1975 y las acciones posteriores  desplegadas en Villa Constitución por la última dictadura,  más de 30 obreros fueron asesinados y más de 300 trabajadores fueron secuestrados, torturados y encarcelados.

El genocida Pellegrini, Luego de ser beneficiado con la posibilidad de cumplir la prisión preventiva en su domicilio, fue premiado con la posibilidad de caminar diariamente por las calles de Villa Constitución, sin custodia alguna. Él mismo solicitó se amplíe dicho privilegio, por lo cual entendemos que ha aceptado encontrarse en condiciones de transitar su preventiva acorde a la gravedad de los delitos cometidos y conforme su estado general de salud:  en una cárcel común.

EL ÚNICO LUGAR PARA LOS GENOCIDAS ES LA CÁRCEL.

APDH Rosario.

Proceso Judicial

Cabe destacar que dos ex empleados jerárquicos de Acindar fueron procesados con prisión preventiva por delitos de lesa humanidad en Villa Constitución entre enero de 1975 y septiembre de 1976. La resolución la dictó el juez rosarino Marcelo Bailaque e incluye a una treintena de ex militares, policías y prefectos responsables de secuestros, tormentos, allanamientos ilegales y homicidios de trabajadores y activistas sindicales, protagonistas de la protesta obrera conocida como “El Villazo”. La UOM de Villa Constitución, en tanto, anunció que se presentará mañana como querellante en la causa.

El fiscal general Adolfo Villatte pidió en 2017 la indagatoria de 102 imputados por delitos cometidos contra 77 trabajadores, víctimas de la represión ilegal tras obtener una serie de reivindicaciones enfrentando no sólo a la empresa que presidía José Alfredo Martínez de Hoz sino también la conducción nacional de la UOM. Un año después Bailaque inició una ronda de 46 indagatorias, que  derivó en los procesamientos.

El magistrado, en línea con el Ministerio Público, concluyó que Acindar confeccionó listados de personas a detener, dispuso espacios físicos de la fábrica para el funcionamiento de un centro clandestino y otros para el alojamiento y vivienda de miembros de fuerzas armadas y de seguridad. También aportó vehículos, reparó y mantuvo los de la Policía Federal, pagó sobresueldos a personal de distintas fuerzas que cumplió funciones en la empresa, autorizó el ingreso de grupos de tareas para detener obreros, habilitó la requisa de casilleros personales, y aportó direcciones, fotos y apodos que permitieran identificar a las víctimas y secuestrarlas.

Los ex jerárquicos procesados son Roberto José Pellegrini y Ricardo Oscar Torralvo. El juez los consideró partícipes necesarios de 40 privaciones ilegales de la libertad y ocho homicidios agravados. “Pocho” Pellegrini era jefe de personal y nexo entre las fuerzas represivas y los directivos de la firma. Torralvo era personal administrativo y varios testimonios lo ubican mezclado entre los represores. “Hasta hace poquito decía que deberían haber matado a todos para evitarse problemas más grandes”, contó un testigo. Por problemas de salud fueron apartados del proceso el ex gerente de relaciones industriales Pedro Ricardo Aznares, el otro enlace de la empresa con los grupos de tareas, y Juan Pedro Augusto Thibau, ex miembro del directorio.

Los militares retirados Antonio Federico Bossié y Bernardo Luis Landa fueron procesados por medio centenar de delitos. Ambos dirigieron parte de la estructura represiva que dependía del Area Militar 132. Igual que a los ex jerárquicos, el juez les embargó bienes por 10 millones de pesos. La mayor parte de los procesados integraron la delegación rosarina de la Policía Federal. Se trata de Roberto Raúl Squiro (que estuvo cinco años prófugo tras burlar el arresto domiciliario), Oscar Vessichio, Juan Carlos Faccendini, Emilio Marciniszyn, Leonardo Dec, Aldo Gradilone, Carlos Brest, Daniel Valdes, Carmne Grossoli de Hellaid, Ricardo Burguburu, Juan Carlos Romero, Bernardino Sambrano y Osvaldo Petroli. A la Dirección General de Interior de esa fuerza pertenecían Jorge Coronel, Rolando Martínez, Raúl Cerliani, Roberto Alvarez, Eduardo Mugica, Horacio Nardi, Juan de Jesús Martínez, Jorge Lozano Windus, Francisco Mosquera y Oscar Giai. Amadeo Chamorro y Angel Castillo integraron la guardia rural “Los Pumas” de la policía de Santa Fe, y Rolando Martínez la Unidad Regional VI. Cierran la lista los prefectos Horacio Espinosa y Carlos Albareda.

Al fundamentar la calificación de lesa humanidad, Bailaque destacó que la cantidad de trabajadores secuestrados y torturados a partir del 20 de marzo de 1975 demuestra la existencia de “un ataque generalizado contra una parte de la población civil”. La ausencia de órdenes judiciales sumadas a la violencia, amenazas, tormentos y el alojamiento en centros clandestinos demuestran que se trató de “una política de un estado o de una organización con el poder de tal”.

El Dr. Federico Pagliero hablo en «El Día Perfecto» con Daniel Baldomir y dijo lo siguiente:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest