Apicultura: una economía regional que se fortalece en Santa Fe

El gobierno de Omar Perotti y el Senasa articulan acciones para seguir potenciando el desarrollo de la actividad. Actualmente, la provincia lidera la producción argentina de miel, con 116 salas de extracción registradas y 2.000 productores.

Santa Fe constituye un importante polo apícola que es referencia a nivel nacional e internacional. La producción santafesina de miel y derivados se destaca por su alta calidad, su estándar sanitario y su importante inserción en mercados globales. Actualmente, el gobierno de Omar Perotti y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) llevan adelante un programa conjunto que potencia el perfil apícola santafesino.

Santa Fe lidera, junto con Buenos Aires y Entre Ríos, la producción argentina de miel. En Santa Fe hay actualmente 116 salas de extracción de miel registradas y habilitadas en el Sistema Único de Registro (SUR) del Senasa. Estas salas se encuentran habilitadas para utilizar el Sistema de Trazabilidad Apícola (SITA), lo que brinda a los 2.000 productores apícolas santafesinos la oportunidad de comercializar sus productos tanto en el mercado interno como externo.

Las salas habilitadas se encuentran distribuidas en 18 de los 19 departamentos de la provincia, brindando a los productores apícolas la posibilidad de tener salas de extracción a cortas distancias, lo que asegura óptimas condiciones sanitarias durante la labor de extracción. Estas salas tienen una capacidad para extraer en promedio entre 10.000 y 12.000 toneladas anuales de miel.

Calidad productiva

En este sentido para seguir fortaleciendo el sector, la provincia firmó un convenio con el Senasa para realizar inspecciones de forma conjunta en las salas habilitadas y para la habilitación de nuevas salas de extracción de miel. Adicionalmente, esta articulación interinstitucional dio como resultado diversas acciones de capacitación en Buenas Prácticas Apícolas (BPA) y Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), que ya llevan alcanzados a más de 150 técnicos inspectores sanitarios apícolas, encargados y operarios de las salas de toda la provincia.

Por otra parte, este convenio permitió implementar inspecciones virtuales, que posicionaron a Santa Fe a la vanguardia en el uso de nuevas tecnologías que permiten asegurar calidad productiva en todo el territorio.

Cabe destacar que el principal destino de la miel de origen santafesino extraída en estas salas es el consumo externo, siendo los principales destinos Estados Unidos, la Comunidad Económica Europea y Japón. Con el objetivo de profundizar la internacionalización de las producciones apícolas, el gobierno provincial acompaña a las empresas exportadoras de miel y de productos derivados de la colmena en diferentes ferias internacionales del sector.

La secretaria de Agroalimentos, María Eugenia Carrizo, ponderó la actividad apícola santafesina: “Estamos convencidos de que la producción apícola santafesina reúne condiciones para seguir desarrollándose. Junto a la Secretaría de Comercio Exterior, trabajamos fuertemente con los productores para lograr que la miel y los derivados que producen sigan expandiendo sus fronteras de comercialización. En el marco de ese trabajo, nos vinculamos con el Senasa para dar todas las garantías de calidad que exigen los mercados internacionales. Este camino conducirá a un crecimiento aún mayor de la actividad y al consecuente desarrollo territorial que trae aparejado una economía regional como es la apicultura. Esto es parte de una política integral que ejecutamos desde el gobierno de Santa Fe, que incluye la mejora de los caminos rurales, la conectividad rural, la educación y capacitación, y el desarrollo de la vida agraria en todas sus dimensiones”, concluyó la funcionaria.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest