Cambiemos pateó la reforma laboral

Cambiemos pateó la reforma laboral

 La resistencia al recorte previsional demoró los tiempos en el Congreso y profundizó las diferencias en la CGT, lo que forzó al Gobierno a dejar la reforma laboral para febrero o marzo. El Senado avanzará el miércoles con la reforma tributaria y el Presupuesto.

A todo ritmo, el oficialismo apura el tratamiento de sus proyectos legislativos para aprobarlos entre Navidad y Año Nuevo. El Senado tendrá su última sesión el miércoles 27 de diciembre, cuando Cambiemos planea convertir en ley la reforma tributaria y el Presupuesto Nacional. En el camino quedó la reforma laboral, que en un primer momento había logrado el aval del triunvirato de la CGT pero que se fue complicando por las resistencias internas que generó en los gremios más combativos. En este contexto, el flamante titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el macrista Esteban Bullrich, adelantó ayer que apostarán a sancionarla el año próximo. Además, la Cámara alta aprobaría en esa última sesión la creación de una comisión bicameral para investigar la situación del submarino ARA San Juan.

Este fin de año legislativo se convirtió en un trabajo complejo de ingeniería política. El Gobierno había anunciado su ambicioso paquete de reformas poco antes del recambio de senadores y diputados tras las elecciones de octubre. Empezó en la cámara más amigable, el Senado, con la reforma previsional, el Consenso Fiscal y la ley de Responsabilidad Fiscal, las tres iniciativas negociadas directamente con los gobernadores peronistas. La firma de un acuerdo con 23 de los 24 mandatarios provinciales (salvo el puntano Alberto Rodríguez Saá) le dio respaldo político para avanzar casi sin dificultades en la Cámara Alta, donde hasta el 10 de diciembre no había asumido la ex presidenta Cristian Fernández de Kirchner.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest