Datos mentirosos de inflación y de “desaceleración”

Dante Sica hizo foco en el precio de los alimentos. Las cifras reflejan otra realidad.

En la misma línea del relato que quieren instalar otros funcionarios, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró que desde el Gobierno observan una tendencia hacia la “desaceleración” de precios y confió en que “este año no tendremos pérdida del salario real”. Sin embargo, los datos dijeron lo contrario según el INDEC.

Durante una conferencia de prensa en Casa Rosada, el funcionario dijo respecto de la inflación que se observa una “tendencia a la desaceleración, en especial en alimentos y productos de limpieza”.

Sin embargo, en lo que va del año, y con una inflación de 19,2%, el rubro Alimentos y Bebidas acumuló un incremento de 21,6%; Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, 20,7%; Educación, 26,5%; y Transporte, 17,8%. Es más, en términos interanuales, los alimentos aumentaron 64,9%.

A pesar de los números, aclaró que desde el Gobierno tienen “una expectativa favorable”, y ante la consulta sobre en qué medida impacta esa situación en la imagen presidencial, Sica precisó que este año “no habrá pérdida del salario real”, tras asegurar que están en pleno cierre de paritarias para unos 4 millones de trabajadores.


Crisis: cayeron fuerte las ventas en shoppings y supermercados

En los grandes centros comerciales se hundieron casi un 23% mientras que en los supermercados el derrumbe superó el 12%.

Las ventas en los centros de compras o shoppings se desplomaron en abril último un 22,9% con relación a igual mes del año anterior, mientras en los supermercados cayeron 12,6%, informó esta tarde el INDEC.

La baja en las ventas se extendió en abril también a los autoservicios mayoristas, que registraron en ese mes una contracción en las ventas del 12,9%.

Las ventas en los supermercados acumulan 10 bajas consecutivas mensuales interanuales. Entre los autoservicios, la caída de las ventas reales acumulan 9 meses consecutivos de baja interanual. En los centros de compras acumulan también 10 bajas mensuales consecutivas.

Estos datos reflejan el mal momento que atraviesa la población por la caída del poder adquisitivo del salario, de las jubilaciones y demás prestaciones sociales.

Relacionado a esto, en los últimos 12 meses los supermercados achicaron sus dotaciones de personal un 3%, equivalente 2.994 personas. 


Se fugaron más de U$S 70.000 millones desde que asumió Macri

En mayo las personas y empresas sacaron del país U$S 2.500 millones.

Ya se fugaron más de U$S 70.000 millones desde que asumió Mauricio Macri en la Casa Rosada. La concentración riqueza y salida de divisas alcanzó un nuevo récord de la mano del Gobierno. El movimiento de dólares rosó los U$S 2.500 millones en mayo.

La formación de activos externos del sector privado no financiero, conocido como “fuga de capitales”, acumuló U$S 70.885 millones. En el quinto mes del año fue de U$S 2.496 millones, con lo que aumentó casi U$S 150 millones respecto a abril. No obstante, cayó U$S 2.100 millones respecto al mismo mes del año anterior, cuando fue de U$S 4.616 millones.

Para atesoramiento y viajes al exterior, las personas demandaron U$S 1.425 millones netos. La cifra descendió58% interanualmente, cuando las compras habían sido de U$S 3.365 millones.

El Banco Central, presidido por Guido Sandleris, ya no incluye la cifra en su informe mensual sobre la “Evolución en el mercado de cambios y balance cambiario”, sino que lo resigna a la serie histórica. De la misma manera, la autoridad rectora de la plaza ya no informa sus ventas de reservas por lo que puede accederse a ello a través de los datos estadísticos.

El dólar mostró un descenso en las últimas semanas, producto de las ventas de la cosecha de soja, fuertes ventas del BCRA en el mercado a término del Rofex y de la expectativa de los grandes inversores sobre las elecciones primarias.

Ante esto, reflotaron levemente los plazos fijos, ya que Sandleris mantiene la tasa de interés de referencia en torno al 65%, muy por encima de la inflación general. Esto le garantiza ganancias extraordinarias a los bancos comerciales, que ya ganaron $ 359.198 millones por las Leliq en los nueve meses que transcurrieron desde que Cambiemos inventó esta herramienta, de acuerdo a la compilación realizada por la Universidad de Avellaneda.

Fuente: El Destape


Dante Sica anunció que el aguinaldo pagará el impuesto a las ganancias

Se mantendrá la misma medida que se aplicó el año pasado.

Mientras los datos sobre empleo generan mayor angustia, el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica se mostró optimista, al tiempo que dejó otra mala noticia, en este caso para los que tienen empleo formal: el medio aguinaldo no será eximido del pago del impuesto a las Ganancias.

“No hay ningún estudio ni evaluación al respecto”, respondió en conferencia de prensa tras la reunión del gabinete nacional. En los últimos años, el gobierno nacional había echo casi una costumbre anunciar durante junio la decisión de eximir el pago del tributo, algo que no se dio ni el año pasado ni éste.

Respecto a los salarios, que vienen perdiendo mes a mes con la inflación, recordó que entre abril y julio se abre el proceso de paritarias, motivo por el cual muchos sectores aún no cerraron acuerdos. 

No obstante, Sica destacó que el medio aguinaldo impactará con fuerza sobre el ingreso de los trabajadores, permitiendo recuperar lo perdido frente a la inflación: “El mes que viene vamos a tener el impacto de aguinaldo así que vemos una recuperación del salario real, estimamos que este año no habrá pérdida”, sostuvo.

Respecto a los salarios, que vienen perdiendo mes a mes con la inflación, recordó que entre abril y julio se abre el proceso de paritarias, motivo por el cual muchos sectores aún no cerraron acuerdos, pero sí lo hicieron “casi 4 millones de trabajadores”. Recordó, de todos modos, que abiertas continúan “las más grandes: alimentos, sanidad y mañana es la primera reunión de camioneros”. “El resto está en etapa de negociación”, apuntó.

En torno a las que sí cerraron, puntualizó que “todas han cerrado en términos anuales, mirando la inflación futura, y tienen cláusula de revisión” que es una “garantía a los trabajadores para tener una expectativa de preservación de salario real”.


La producción de las pymes industriales cayó 6,5% en mayo

La producción de las pymes industriales cayó 6,5% en mayo frente a igual mes del año pasado, y 3,7% cuando se la compara con abril (sin desestacionalizar), según el relevamiento que realizó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 77,4 puntos y acumuló una caída de 8,1% en los primeros cinco meses del año contra el mismo período de 2018.

Por sectores, la caída más profunda en la comparación anual se dio en “Productos de madera y muebles” con -20,4%. Se sintió, sobre todo, en los pedidos de muebles para el hogar y oficinas. Salen los de rangos de menores precios, pero muy limitadamente, y se redujeron simultáneamente los pedidos de exportación.

Otro rubro muy afectado fue “Material de transporte” con una caída anual de -19,1%. “Hace 18 meses que se observa caída en las ventas y en la producción”, dice Daniel Tigani, director ejecutivo de la Cámara Industrial de la Motocicleta, Bicicleta, Rodados y Afines (CIMBRA), y según comenta este año va a ser muy malo.

En el resto de los rubros se destacaron “Productos electro-mecánicos e informática”, donde la producción se mantuvo en los mismos niveles del año pasado, “Alimentos y bebidas” con una caída anual de sólo -0,1%, y “Productos de caucho y plástico” con -3,5%. 


La Argentina de Macri es top 3 en inflación mundial: solo lo superan Venezuela y Zimbawe

El índice inflacionario del mes de mayo volvió a colocar a la Argentina en los primeros planos del mundo pero en forma negativa. Es que el Gobierno de Cambiemos generó un aumento de precios solo superado por Venezuela y por el africano Zimbawe, la desaceleración que practicó Sudán del Sur le permitió retroceder al cuarto lugar y mandar al descenso a nuestro país.

Lejos de ser el problema más fácil de resolver, Mauricio Macri continúa su cuarto año de Gobierno agobiado por el implacable aumento en los precios de productos y servicios. La interanual del mes de mayo ubicada en un 57,3% superó el registro de Sudán del Sur y la Argentina volvió al top 3 de países con mayor inflación en todo el mundo.

Mientras Sudán del Sur logró desacelerar su dinámica de precios a una de 56,1% en el mes de mayo, Argentina continuó en alza. Así, el país tuvo un IPC sólo superado por Venezuela y Zimbabwe, según el relevamiento de Trading Economics y es seguido de muy cerca por la República Islámica de Irán. 

Además este martes el Indec publicará el Índice de Precios Mayoristas (IPIM), que volverá a mostrar una fuerte brecha entre los costos de las empresas y sus precios finales al consumidor. El dato es una buena medida de la inflación reprimida, que presionará en los próximos meses.

1- Venezuela 1.304.000%
2- Zimbawe 75,9%
3- Argentina 57,3%
4- Sudan del Sur 56,1%
5- Irán 51,4%

La expectativa de los privados es que el IPC de junio cierre cerca del 2,8%, según el promedio de los expertos de la City porteña que fueron consultados por el Banco Central el número es similar: 2,7%.


Por la crisis, la venta de productos lácteos cayó 12,5% en el primer cuatrimestre

Por la pérdida de poder adquisitivo, de la mano de una inflación que no dio tregua, el consumo de productos lácteos muestran en el primer cuatrimestre del año una caída del 12,5% medido en toneladas en comparación con 2018. La baja se siente fuerte en aquellos que generan mayor mano de obra o mejor dicho, con valor agregado. Yogures, flanes, postres, leches chocolatadas, leches saborizadas y quesos procesados, son los alimentos que sienten el golpe de la recesión.

Los datos fueron consignados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) que detalló en primera medida que en el conjunto, las leche fluidas tanto refrigeradas como no refrigeradas, presentaron una merma interanual para los cuatro primeros meses del año del 13,6%, donde la caída se dio en el orden del 24,8% en las leches no refrigeras (las habitualmente conocidas como UAT y en su presentación en envases de cartón) y experimentando una leve suba del 1,2% en las leche refrigeradas (las habitualmente conocidas como leches en sachet). El consumo optó por esta última dado su menor impacto en los precios, pero igualmente la mejora es muy incipiente.

“Hoy no se ven las segundas marcas en las góndolas dado que es la leche que tomó la industria para exportar”, afirmó el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes.

El tambero alertó que al contrario de lo que se espera, la producción se va a resentir en los próximos meses dado que las vacas están resentidas por la mala alimentación con “lo cual tendremos una faltante de leche que no llegará a la industria”, dijo.

El informe del OCLA sostiene que las ventas entre enero y abril muestran un consumo per cápita de 172 litros frente a los 190 litros de 2018. La baja es del 9,7%. Medido en toneladas el retroceso fue del 12,5 por ciento.

Lo llamativo y que es un llamado de atención es la presencia y consumo de productos “sustitutos” como son las bebidas con alguna “base láctea”, los “rallados” que sustituyen a los “quesos rallados”, algunos untables, como así también todo el set de bebidas provenientes de otras “mal denominadas leches”.

Se trata de pseudoleches dado que están diluidas con agua lo que deja al descubierto una menor proporción de calcio frente a la verdadera hecha con leche. Son productos que están autorizadas por el Código Alimentario. Dado su bajo valor y frente a la desaparición de las segundas marcas, la población de menos recursos es la que los consume. Claramente se deteriora la calidad nutritiva de la población.

Un dato llamativo del trabajo publicado, es que reconoce la existencia de un mercado negro el cual dice se da “en procesos de alta inflación y deterioro del salario real”, lo que hace que “la comercialización de productos lácteos fuera del circuito formal, crece, y se escapan del radar donde las estadísticas tanto oficiales como privadas las pueden captar”.


El desempleo seguirá en alza y treparía hasta el 12% hacia fines de este año

La dinámica del desempleo, junto con la del salario real, fue de caída durante el 2018 y continúa en la misma línea en lo que va del 2019. Para el cierre del año, la expectativa es que vuelva a superar las dos cifras por primera vez desde 2006. Según la consultora Radar, de hecho, terminará en 12% y será el peor registro desde el 2005.

A través de un informe publicado ayer, Radar afirmó: “Estimamos que el desempleo superará el 12% hacia fin de año (el peor registro desde 2005), como consecuencia de una combinación de efectos: por un lado, una mayor entrada de trabajadores al mercado laboral, como consecuencia de la caída del poder adquisitivo (efecto trabajador adicional), que no necesariamente encontrarán empleo, dado el pobre desempeño de los principales sectores económicos. Y por otro, la continuidad de la destrucción de empleos como consecuencia de la persistencia de la recesión y el mal desempeño de la gran mayoría de los sectores, en particular, los mano de obra intensivos”.

La desocupación volverá así a las dos cifras y perderá lo recuperado desde 2005

Compartir

Ese nivel de desempleo implicaría que, hacia fin de año, las personas desocupadas serían alrededor de 2.600.000, frente a los 1.900.000 que se registraron hacia fines del 2018. Eso quiere decir que en un año se habría sumado cerca de 700.000 desempleados adicionales.

El informe de Radar ahondó en la dinámica sectorial. En ese sentido destacó que, durante el último año, todos los sectores relevantes en materia de empleo mostraron caídas en los puestos de trabajo: industria, construcción, comercio, hoteles y gastronomía, transporte y comunicación, actividad empresarial e intermediación financiera.

Y, ya en el primer trimestre, el único sector que logró frenar esa merma de destrucción de puestos fue la construcción, “de la mano de cierta estabilización de la obra pública frente a un calendario electoral que se intensifica con el correr del año”.


De vuelta al podio: la inflación argentina de 57,3% es la tercera más grande del mundo

Indec publicará los precios mayoristas de mayo

Argentina volvió al podio de los países con mayor inflación del mundo. En mayo alcanzó una interanual de 57,3% y superó al último registro de Sudán del Sur que, por el contrario, logró desacelerar su dinámica de precios a una de 56,1%. Así, el país tuvo un IPC sólo superado por Venezuela y Zimbabwe, según el relevamiento de Trading Economics. Hoy el Indec publicará el Índice de Precios Mayoristas (IPIM), que volverá a mostrar una fuerte brecha entre los costos de las empresas y sus precios finales al consumidor. El dato es una buena medida de la inflación reprimida, que presionará en los próximos meses.

La inflación alcanzó su pico en mayo y ahora la expectativa es que, por una cuestión comparativa contra los aumentos extraordinarios de un año atrás, la interanual comience a desacelerar. Lo explicó el director de Epyca, Martín Kalos: “El 57,3% va a ser un pico. A partir de junio, la inflación interanual, contra mismo mes del año pasado, va a empezar a reducirse. Por ejemplo, si la intermensual de junio diera 2,8%, la interanual bajaría a 55,9%. Para que no baje, la inflación en junio debería ser 3,7%”.

La expectativa para el IPC de junio es, justamente, que cierre en torno a 2,8%. Ese es el número que prevé la consultora LCG, tal como informó su director Guido Lorenzo a BAE Negocios. Para el promedio de los economistas de la city, consultados por el BCRA, el número es similar: 2,7%.

Sólo Venezuela y Zimbabwe superan al IPC local, que además es récord desde la híper

CompartirZimbabwe superan al IPC local, que además es récord desde la híper’); return false;”>

Entre las explicaciones de la esperada desaceleración, Kalos enumeró: “El congelamiento de tarifas a partir de mayo y la estabilidad cambiaria, que no va a ser plena pero hasta acá dio un respiro, sumados al estancamiento económico”.

Aunque también matizó: “Esto no es cantar victoria porque mucha de la desaceleración es un postergamiento de la inflación. La estabilidad cambiaria no se puede sostener demasiado en el tiempo. El dólar va a subir en algún momento. Y eso sin tener en cuenta las tensiones cambiarias respecto de las elecciones y de la posibilidad de conseguir financiamiento para el 2020. También las tarifas van a tener aumentos más adelante”.

Para los precios mayoristas también se espera desaceleración a partir de junio, por la calma cambiaria y por la dificultad que encuentran las empresas para remarcar las subas en sus costos. Y es que el escenario recesivo, con una caída constante del consumo, no da margen para incrementos. Hoy el Indec publicará el dato de mayo que volvería a mostrar una dinámica complicada para ese indicador.

Desde LCG anticiparon: “Las magnitudes en mayoristas siguen siendo altas, y esperamos que en mayo continúe la tendencia alcista por los eventos de volatilidad que se repitieron a fines de abril. Sin embargo, durante los meses siguientes, es probable que el índice comience a desacelerar en línea con el bajo nivel de actividad de la economía, pero condicionado a que no existan grandes movimientos en el tipo de cambio”.

En abril la interanual de ese indicador llegó a 72,6%. La brecha de 15,3 puntos entre mayoristas y minoristas muestran la diferencia entre las subas de los costos empresariales, ya que el grueso de la canasta del IPIM consiste en insumos productivos en dólares, y los precios finales al consumidor. Es decir: deja entrever las remarcaciones que precisan realizar las empresas a futuros para recuperar márgenes de ganancia.


Inflación por las nubes: en mayo llegó al 3.1%

La medición internanual se disparó al 57.3% y en lo que va del 2017 la suba de precios ya se ubica en el 19.2%. Los datos del INDEC confirman que, en los primeros 5 meses, es la trepada más alta desde 1992.

Los datos del INDEC confirmaron que la inflación de mayo siguió siendo muy alta en junio. El incremento de precios trepó al 3.1% y la medición interanual se disparó al 57.3%.

El IPC minorista de mayo fue impulsado por las subas en alimentos, combustibles y salud entre otros factores, destacó el organismo oficial.

De esta manera, en los primeros cinco meses del año la inflación minorista sumó 19,2%, el nivel más alto desde la salida de la hiperinflación en enero de 1992.

El rubro Alimentos y Bebidas registró un alza del 2,4%, Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles el 4%; Salud 5,1% y Transporte 3,5%.

La región del Noroeste registró el alza de precios más alta del país con un 3,9%, seguida por la Patagonia con un 3,4% y el Gran Buenos Aires y la región Pampeana, donde los precios minoristas tuvieron un incremento del 3%. En tanto, la de cuyo tuvo el menor aumento, con el 2,9%.

En la suba de los precios de mayo impactaron las subas del 0,6% en productos estacionales, del 3,7% en los regulados y del 3,2% de los que componen los artículos del IPC Núcleo