La Corte rechazó conceder la libertad provisional a Lula

El Superior Tribunal Federal de Brasil rechazó conceder la libertad provisional al ex presidente Luis Inácio Lula da Silva, planteada en un hábeas corpus que cuestionaba la actuación del ex juez Sérgio Moro.

La Corte brasileña rechazó, en votación dividida de 3 votos a 2, la propuesta del ministro Gilmar Mendes de conceder la libertad provisional al ex Presidente hasta que se resuelva sobre el hábeas corpus presentado por la defensa, que se centra en la sospecha sobre la actuación del ex juez Moro, hoy ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro.

Lula da Silva está preso desde hace más de un año por lavado de dinero y corrupción en la causa conocida como Lava Jato.

La defensa del ex presidente y líder del Partido de los Trabajadores (PT) había cuestionado en diversas presentaciones la imparcialidad de Moro, que investigó el Lava Jato, pero la reciente difusión de contactos entre el entonces magistrado y la Fiscalía consolida esos argumentos.

Sin embargo, no alcanzó para que los magistrados aceptaran la propuesta de Mendes, según la decisión publicada en la web oficial y la cuenta de Twitter del alto tribunal brasileño.

En un principio el Supremo había ubicado estos hábeas corpus en el puesto número 17 de los temas a tratar, lo que en los hechos significaba que no sería analizado hasta agosto, luego de la feria judicial, pero ante un planteo de la defensa del ex presidente se resolvió avanzar hoy con el análisis de dos de esos hábeas corpus.


Senado brasileño anula decreto de Bolsonaro sobre porte de armas

Con una votación de 41 contra 28 votos el Senado rechazó el decreto de flexibilización del porte de armas de Bolsonaro.

El Senado de Brasil revocó este martes el polémico decreto del presidente Jair Bolsonaro que ampliaba el número de personas con permiso para portar armasen público.

La decisión del Senado aún debe  pasar por la aprobación Cámara baja, que podría rechazarla y ratificar el decreto con el apoyo de representantes de grupos de presión de la industria de las armas y el sector agrícola, que fueron claves en la elección de Bolsonaro.

El decreto firmado en marzo por el mandatario de extrema derecha brasileño amplió el derecho a portar armas a abogados, camioneros, policías de tránsito, guardias de seguridad de los sectores público y privado, cualquiera que viva en zonas rurales e incluso periodistas. 

También elevó la cantidad de municiones que un propietario de armas puede comprar cada año de 50 a 50.000.

Los detractores de Bolsonaro  sostienen que más armas es lo último que necesita un país que tendría la tasa de asesinatos más alta del mundo. Brasil informó 65.600 asesinatos en 2017.

La propuesta del presidente brasileño va en contra de la política de reducción de armas en Brasil al recolectar armas ilegales bajo un estatuto de desarme que entró en vigor en 2003.

Durante la campaña presidencial el año pasado, Bolsonaro prometió que cambiaría las leyes para permitir que más brasileños porten armas para la defensa propia.


ONU reporta 70,8 millones de refugiados y desplazados en 2018

De acuerdo a Acnur la cifra de desplazados y refugiados en el mundo se ha duplicado en los últimos 20 años.

Alrededor de 70.8 millones de personas fueron desplazados en el mundo por la fuerza debido a guerras o persecuciones al cierre de 2018,  la cifra representa el número más alto en los casi 70 años de la historia de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

La oficina de la ONU publicó este miércoles su informe anual en el cual señala que el conflicto sirio sigue produciendo un gran número de refugiados  y la violencia en Nigeria también ha sido una fuente importante de desplazamientos.

De acuerdo al documento de la Acnur la cifra de desplazados y refugiados “es el doble que hace 20 años”.

El informe indica  que el número total de “desarraigados” en el mundo -incluyendo a los refugiados (25,9 millones), los desplazados internos (41,3 millones) y los solicitantes de asilo (3,5 millones)- aumentó en 2,3 millones en comparación con 2017.

Al momento de presentar el informe el  Alto Comisionado de Acnur, Filippo Grandi dijo “una vez más, las tendencias van en la dirección equivocada. Nuevos conflictos (…) se suman a los antiguos”.

Por ello Grandi llamó a la unidad del  Consejo de Seguridad de la ONU para resolver los conflictos en el mundo.

En medio de la presentación del informe anual, Filippo Grandi instó a los europeos que encuentren una solución duradera al sistema migratorio.

“Tenemos detrás nuestro las elecciones europeas, y tenemos un número francamente manejable de llegadas a Europa. Es el momento de enfrentar esta cuestión”, señaló Grandi.

El nuevo informe reveló que el número de personas desplazadas y refugiados en el mundo ha vuelto a aumentar desde 2009, y registró un fuerte aumento entre 2012 y 2015 con el conflicto sirio.

Otro dato del documento explica que Colombia y Siria son las países que presenta el mayor número de desplazados internos. 

Sobre la cifra de refugiados bajo protección de Acnur sostiene que 5,5 millones son palestinos y el resto proviene Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Birmania y Somalia.

En cuanto a las solicitudes de asilo Estados Unidos es el país que recibió el mayor número de solicitudes, seguido de Perú, Alemania, Francia y Turquía. Siendo los sirios quienes  lideran la estadística con más de medio millón.

Acnur explicó que cuatro de cada cinco refugiados viven en un país vecino al propio, y la gran mayoría vive en países en desarrollo.

Por cuarto año consecutivo Turquía  fue el país que recibió la mayor población de refugiados en el mundo (3,7 millones), seguida por Pakistán, Uganda, Sudán y Alemania.


Lula está “sorprendido” por la rapidez con que “la verdad” salió a la luz

Se trata de la filtración de una comprometedora conversación entre unos fiscales y el ex juez Sergio Moro, quien lo encarceló por corrupción en abril de 2018, que salió a la luz esta semana.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva expresó este martes su sorpresa por la rapidez con que “la verdad” salió a la luz, tras la filtración de una comprometedora conversación entre unos fiscales y el ex juez Sergio Moro, quien lo encarceló por corrupción en abril de 2018.

Jose Roberto Batochio, aboga de Lula, hizo estas declaraciones tras visitar al ex mandatario en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde el líder del Partido de los Trabajadores cumple una condena por delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la operación Lava Jato.

La imparcialidad de esa investigación fue cuestionada por especialistas después de que la revista electrónica The Intercept Brasil publicara un artículo en el que revela los diálogos entre Moro, ahora ministro de Justicia, y el fiscal Deltan Dallagnol, que investigó en la causa del Lava Javo.

De esas conversaciones se desprende que Moro orientó al fiscal durante la investigación que llevó a Lula a prisión. Cristiano Zanin Martins, otro de los abogados del ex presidente, subrayó que la defensa utilizará las conversaciones para “reforzar la nulidad del proceso y la inocencia” de Lula, que fue condenado por Moro en 2017.


El supuesto departamento de Lula es puesto en venta por su dueño real

Permiten al propietario legal a comercializarlo y comienza a caer la operación contra el ex presidente de Brasil.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado a 12 años y 11 meses de cárcel por, supuestamente, haber recibido sobornos de constructoras y beneficiarse de las obras de reforma que esas compañías hicieron en su casa de la localidad de Atibaia, en el interior de San Paulo.

Según dictaminó la Justicia brasilera, le fue cedida por un empresario amigo de la familia en 2010. Sin embargo, el Ministerio Público Federal autorizó al empresario Fernando Bittar a vender la propiedad, porque según consta en los registros, le pertenece.

LEA MÁS

La carta que el papa Francisco le envió a Lula Da Silva

La contradicción judicial refuerza los argumentos presentados por la defensa del ex mandatario sobre su inocencia. El proceso se encuentra pendiente de revisión en el Tribunal Regional Federal de la cuarta Región (TRF-4) para juicio en segunda instancia.

La sentencia de condena fue dictada por la jueza Gabriela Hardt, a la que acusan de haber copiado textos enteros del fallo emitido por el juez Sérgio Moro, en el caso de la casa de Guarujá.


Evo pica en punta

Ayer, 18 de Mayo, fue un día muy significativo en Bolivia al darse inicio a la campaña electoral con miras a las próximas elecciones generales que se llevarán a cabo el 20 Octubre, en que Evo Morales aspirará a un cuarto mandato hasta el 2025. 

El acto se llevó a cabo en el predio del Aeropuerto Internacional de Chimoré, Cochabamba, cerca del mediodía (foto). La concentración fue gigantesca y asistieron centenares de  miles de simpatizantes que arribaron desde los cuatro puntos cardinales del país para respaldar al mandatario y la continuidad de la Revolución Democrática y Cultural. También participaron autoridades, dirigentes sociales y embajadores de diferentes países. Evo ingresó a la pista del aeropuerto a bordo de una motocicleta conducida por su vicepresidente y compañero de binomio presidencial, Alvaro García Linera, ante un mar de banderas azules del MAS, la tricolor boliviana y las wiphalas. La apertura estuvo a cargo de Andrónico Rodriguez, Vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, y que el pasado 31 de marzo visitara Argentina para inaugurar en Lugano la primera Casa de Campaña en apoyo a Morales. “Esta masiva concentración” –sostuvo en su alocución– “representa la consciencia del pueblo”.

Evo Morales comenzó refiriéndose al lugar de la concentración: “Este fue un centro de dominación, una base militar de Estados Unidos para dominar Bolivia, para saquear nuestros recursos naturales; ahora es centro de liberación de Bolivia”.  Siguió con una crítica de cómo en el pasado, Bolivia fue colonia de Estados Unidos y de la forma en que la DEA y la USAID realizaban operaciones en ese país. Sostuvo: “El pueblo es sabio, sabe cómo resolver sus problemas. Antes gobernaban los gringos, ahora los indios y estamos mejor”.  

El mandatario boliviano gobierna desde hace 13 años Bolivia, país que desde hace años ocupa el primer puesto de crecimiento económico de toda la región, según el FMI y el Banco Mundial. Las profundas transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales enumeradas al cerrar su discurso modificaron la estructura de la sociedad boliviana, al incorporar a tres millones de bolivianos a la clase media y reducir la pobreza extrema de 38,2 a 15,2 por ciento al 2018.

En Buenos Aires, las y los residentes bolivianos se convocaron para respaldar a su presidente en Villa Celina, siguiendo el acto de Cochabamba en pantalla gigante. Las elecciones en Bolivia tendrán lugar una semana antes que las de Argentina y Uruguay,  todas enmarcadas en una brutal ofensiva contra Venezuela de parte de EE.UU. y el avance de la derecha más recalcitrante en la región. Esto hace que lo que esté en juego en Octubre en Bolivia no sea una elección más sino la continuidad de un proceso que cambió radicalmente a ese país y lo puso en los ojos del mundo. Una victoria de Evo sería una señal muy positiva para los países rioplatenses. Y, en el plano regional, la posibilidad  de seguir construyendo la Patria Grande con que soñaran Kirchner, Chávez, Lula y el propio Evo.


Bolsonaro, enardecido por las manifestaciones en Brasil

Cerca de dos millones de manifestantes en unas doscientas ciudades brasileñas se reunieron para repudiar al mandatario.

Jair Bolsonaro trastabilla. Se le enredó la lengua cuando finalizaba un discurso pronunciado el jueves en Dallas con la frase –destinada a quedar en los anales de su paso por el poder– “Brasil y Estados Unidos encima de todos”. Fue durante un almuerzo con empresarios en esa ciudad tejana y no en Nueva York como estaba previsto inicialmente porque allí es visto como una persona no grata repudiada por su alcalde, el precandidato presidencial por el partido Demócrata Bill de Blasio,  agrupaciones ambientalistas y de la comunidad GLBT que habían prometido realizar actos en su contra.

Antes de confraternizar con petroleros y banqueros declaró a un grupo de periodistas que las movilizaciones lideradas por estudiantes el último miércoles en unas doscientas ciudades brasileñas fueron cosa de “idiotas útiles”. En este caso habló a los gritos con una modulación muy distinta al tono inseguro, genuflexo, empleado en el banquete con los tejanos, donde dijo “queremos a los empresarios norteamericanos de nuestro lado” y prometió , a través del ministro de Economía Paulo Guedes, una privatización encubierta del Banco de Brasil mediante la fusión con el Bank of América.

La noticia de las movilizaciones en los 27 estados brasileños opacó el impacto del evento en Dallas al que ni siquiera fue el secretario de Estado norteamericano, el republicano Mike Pompeo, pese a que era uno de los convidados especiales pues iba a recibir el premio a la personalidad del año junto a Bolsonaro. El presidente estaba enardecido contra los manifestantes a los que consideró “manipulados” por el Partido de los Trabajadores que en decenas de concentraciones donde, recordó, se desplegaron pasacalles con el lema “Lula Libre”. Que no haya podido desembarcar en Nueva York mientras cerca de dos millones de manifestantes en unas doscientas ciudades brasileñas se reunieron para repudiarlo demuestran que el militar jubilado es un fiasco al frente del Palacio del Planalto.

Lo visto en las avenidas de  San Pablo, Rio de Janeiro y Brasilia revela un descontento social amplio porque detrás de los estudiantes había profesores, sindicalistas y padres de alumnos. “Fui a la Avenida Paulista  con mi nieto de 14 años, hacía años que no estaba en una concentración igual, impresionante la cantidad de gente,  muchos chicos de las escuelas privadas, de clase media al lado de los que venían en grupos de las escuelas publicas, profesores de la Universidad de San Pablo (estatal)  y muchos de las privadas, estaba la rectora de la Pontificia Universidad Católica (la más importante privada del país) , Maria Abib Andery”, le contó a este diario Adriano Diogo, ex presidente de la Comisión de la Verdad sobre la dictadura de San Pablo.

Desde la mañana del miércoles decenas de miles marcharon por la avenida principal de Brasilia donde hubo un alto acatamiento a la huelga en las escuelas primarias y secundarias, y un cese total en la Universidad de Brasilia (UNB). “Bolsonaro tiene una fijación con la UNB por su historia de enfrentamiento a la dictadura, que nos costó la intervención militar, y ahora estamos preocupados porque se dice que quiera intervenirla de vuelta con cualquier excusa”, señaló el médico José Lorenzo, de la Asociación de Docentes de la UNB, entrevistado por PáginaI12.

El paro de la comunidad educativa del miércoles 15 de mayo, del que ya se habla como el 15M, fue  una revuelta pacífica contra el régimen que tal vez haya dado inicio de una fase de ascenso de la resistencia democrática y popular. El recorte al presupuesto universitario se suma a una desocupación y subocupación que afecta a 28 millones de trabajadores (13 millones son desocupados puros), un crecimiento económico que ya se proyecta entre el 1,1 y 1,5 por ciento contra el 2,5 prometido a comienzos del año y un escándalo de corrupción y posible vínculos con las “milicias” paramilitares que envuelve a Flavio Bolsonaro, hijo y apadrinado político del mandatario. 

“La medida de fuerza del miércoles fue el mejor arranque posible para calentar a la militancia  hacia la huelga general del 14 de junio contra la reforma previsional (…) la mayoría de los brasileños ya comprendió que este gobierno atiende a la parte más rica de la sociedad”, declaró Douglas Izzo de la Central Unica de los Trabajadores.

Bolsonaro profesa un desprecio viceral por los universitarios a los que asocia con el “marxismo cultural” que habría  tomado cuenta de las casas de altos estudios. Frente a ese enemigo imaginario su estrategia es acabar, o hacer tanto daño como sea posible, en las universidades aduciendo que no hay presupuesto al tiempo que promete construir colegios militares.

 Su flamante ministro de educación, Abraham Weintraub, llegó a decir que el recorte del presupuesto era una forma de escarmiento contra las facultades donde hay  “balburdia” (desorden, quilombo), incentivada especialmente las carreras de ciencias humanas y sociales. El primer titular de esa cartera, profesor Ricardo Vélez Rodriguez, propuso en sus poco más de tres meses de gestión que los libros escolares quiten las referencias a la dictadura militar, la cual en su definición fue un “régimen democrático de fuerza” y aseguraba que las universidades eran “antros bolivarianos”.

Bolsonaro obtuvo buenos resultados electorales el año pasado sustentado en las fake news y unos argumentos disparatados que lograron captar el voto de 57 millones de ciudadanos, una parte de los cuales ya dejó de creerle de acuerdo a los que indican todas las encuestas en las que perdió unos quince puntos de popularidad. El viernes, al regreso de Texas, divulgó un artículo reconociendo su incompetencia para llevar adelante un país “ingobernable” y pidió que “Dios nos ayude”.

El texto ambivalente se prestó a varias interpretaciones: unos lo entendieron como una forma de incitar a sus seguidores a una movilización oficialista el 26 de junio a otros les recordó una carta escrita por el efímero presidente Janio Quadros que cayó ocho meses después de asumir en 1961. Los ejemplos de Quadros y Fernando Collor de Mello, que gobernó entre 1990 y 1992, son citados frecuentemente en los despachos del Congreso y las mesas de algunos restaurantes caros de Brasilia frecuentados por funcionarios y jueces.

El futuro de Bolsonaro se presta a dudas especulaciones de todo tipo –incluso la que habla de un autogolpe– al tiempo que parte de sus aliados toma distancia del gobierno y los medios dominantes le dedican editoriales  cada vez más duros. Por ejemplo el publicado el viernes por el Folha de Sao Paulo que, jugando con su frase sobre la protesta de los “idiotas útiles”, se refirió al presidente como un “idiota inútil”.


Denuncian millonaria inversión de Coca-Cola para influir en investigaciones científicas

La marca Coca-Cola invirtió más de ocho millones de euros para influir en las investigaciones de  expertos y organizaciones médicas y deportivas con el objetivo de desviar la atención sobre los efectos negativos de las bebidas azucaradas, según reveló una investigación del diario francés Le Monde.

“Desde 2010, Coca-Cola dedicó más de ocho millones de euros a expertos y diversas organizaciones médicas, deportivas y de eventos”, escribió Le Monde que, además advirtió que en Francia “esas financiaciones son, en su mayoría, comunicación o puro patrocinio y no auténtico trabajo científico”.

El estudio de Le Monde surgió a partir de un informe sobre el lobby de la firma reportado en 2015 en el New York Times. La investigación del diario francés se convirtió en un escándalo para la multinacional ya que la compañía promete transparencia en sus datos y publica en su sitio web los nombres de los investigadores y la lista de actividades que patrocina en Estados Unidos.

La investigación periodística advirtió que, si a la compañía de bebida azucarada más reconocida en el mundo no aprueba los resultados de diferentes estudios científicos, puede lograr que los hallazgos nunca salgan a la luz.

Por otro lado, una investigación de una revista especializada en salud pública, el Journal of Public Health Policy, dirigida por Sarah Steele y publicada el 8 de mayo, denunció que Coca-Cola implanta diversas cláusulas que la habilitan a incidir en los estudios científicos que financia.

Sarah Steele y su equipo analizaron cinco contratos celebrados entre Coca-Cola y reconocidas universidades de Estados Unidos y Canadá. Al respecto, Steele concluyó que la firma “se reserva el derecho de interrumpir los contratos sin motivo”. Y fundamentó que “las cláusulas y condiciones de estos contratos no son coherentes con las declaraciones hechas por Coca-Cola en su página de Internet”.


Bolsonaro hace campaña del miedo en Brasil con la Argentina de Macri como ejemplo de crisis

A poco más de un mes de visitar Buenos Aires, el ex militar que preside Brasil usó el grave panorama que atraviesa la economía bajo gestión Cambiemos para meter miedo en su país, al sostener que si no se ajusta a los jubilados “la situación explota” y el país vecino “termina como Argentina”.

A pesar de que el Presidente utiliza el supuesto apoyo del mundo a sus medidas y al rumbo económico del país, hasta un mandatario que desde su asunción se mostró “amigo” de Cambiemos y que encabeza el país más poderoso de la región ya le soltó la mano a Mauricio Macri: Jair Bolsonaro hace campaña del miedo en Brasil con la Argentina PRO como ejemplo de la crisis que hay que evitar.

“Vamos a terminar como Argentina”, amenazó Bolsonaro, como hace Macri cuando usa a Venezuela como el destino del país si volviera el kirchnerismo, para expresar que si no se ajusta a los jubilados el destino malo que le espera a su país es caer en la situación argentina.

A poco más de un mes de visitar Buenos Aires, cosa que ocurrirá el 6 de junio, el ex militar de las opiniones homofóbicas y racistas que llegó a la Presidencia de Brasil después del encarcelamiento de Lula da Silva afirmó que sin la reforma jubilatoria Brasil tendrá problemas de déficit fiscal como los que registra Argentina.

Las declaraciones de Bolsonaro no fueron inocentes: Macri ajustó sobre los jubilados, pero fracasó en sancionar una reforma dura y, aunque poco tenga que ver con la crisis que atraviesa, de 2018 a esta parte la situación de la Argentina es sumamente delicada. El mandatario brasileño pronunció estas palabras durante un desayuno con periodistas en el Palacio del Planalto, al comentar las negociaciones que lleva adelante el gobierno en el Congreso para intentar aprobar en el primer semestre la reforma jubilatoria, que aumentará la exigencia de aportes de los trabajadores.

“Si el ahorro con la reforma es por debajo de los 200.000 millones de dólares, vamos a terminar como Argentina”, amenazó Bolsonaro al mejor estilo de Macri y sus referencias a Venezuela, según la cadena de TV Globo y el diario O Estado de Sao Paulo que participaron del desayuno.

En esa misma línea y en referencia al año en que concluirá su mandato, agregó: “Si no se hace la situación explota en 2022”.  La declaración de Bolsonaro se dio cuando el dólar había superado los 4 reales, el mayor nivel en siete meses, en la apertura del mercado de cambios de la plaza financiera de San Pablo.

“Si la reforma de la jubilación no sale, se instalará el caos, sin la reforma nadie confiará en Brasil”, insistió, citando cifras del ministro de Economía, Paulo Guedes, que además busca introducir elsistema de capitalización como el que rige en Chile o como las AFJP como alternativa para los que recién entran al mercado de trabajo.

Ayer, la cancillería informó que Bolsonaro estará el 6 de junio en Buenos Aires con Macri, en la primera visita que realizará desde que fue electo en octubre pasado.


Bajaron la pena de Lula a 8 años y 10 meses de cárcel: podría salir en septiembre

Así lo dispuso por mayoría el Superior Tribunal de Justicia de Brasil, la instancia penal más alta del país. El ex presidente está alojado en el penal de Curitiba condenado por corrupción.

La mayoría del Superior Tribunal de Justicia, tercera instancia penal de Brasilredujo la pena de Luiz Inácio Lula da Silva a 8 años y 10 meses de cárcel por cargos de corrupción vinculados al caso Lava Jato.

El ex presidente brasileño se encuentra alojado en el penal de Curitiba cumpliendo una condena que hasta este martes era de 12 años y un mes.

De este modo Lula podría tener la posibilidad de cumplir la pena en arresto domiciliario a partir de septiembre de este año