El ajuste ya llegó al INTI

El ajuste ya llegó al INTI

Los trabajadores interrumpieron el tránsito en la General Paz en rechazo al recorte y reclamaron la lista de damnificados, que representan más del 10 por ciento de la planta. “La decisión es resistir y que no haya ningún despido”, sostienen los delegados.

La ola de despidos del macrismo llegó al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Las autoridades les comunicaran ayer a los secretarios generales de ATE y UPCN el envío de 250 telegramas de despido en el área de ciencia y técnica aunque se negaron a entregar la lista con los nombres de los damnificados. En respuesta, los trabajadores resolvieron cortar la avenida General Paz, a la altura de Constituyentes, en las inmediaciones de la sede central del INTI. “Esto se enmarca en el plan de ajuste que el gobierno viene realizando sobre las dependencias estatales, tocándole en esta oportunidad al instituto referente de la industria nacional”, dijeron los trabajadores en un comunicado.

El ajuste llevado adelante por el Gobierno nacional durante los últimos días, y que afectó a diferentes instituciones estatales como el SENASA, YCRT, Fanazul, Hospital Posadas, entre otros, finalmente llegó al INTI, un prestigioso organismo estatal de ciencia y tecnología cuya tarea principal es acompañar e impulsar el crecimiento de las pymes argentinas y promover el desarrollo industrial mediante la innovación y la transferencia de tecnología

La ola de despidos del macrismo llegó al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Las autoridades les comunicaran ayer a los secretarios generales de ATE y UPCN el envío de 250 telegramas de despido en el área de ciencia y técnica aunque se negaron a entregar la lista con los nombres de los damnificados. En respuesta, los trabajadores resolvieron cortar la avenida General Paz, a la altura de Constituyentes, en las inmediaciones de la sede central del INTI. “Esto se enmarca en el plan de ajuste que el gobierno viene realizando sobre las dependencias estatales, tocándole en esta oportunidad al instituto referente de la industria nacional”, dijeron los trabajadores en un comunicado.

El ajuste llevado adelante por el Gobierno nacional durante los últimos días, y que afectó a diferentes instituciones estatales como el SENASA, YCRT, Fanazul, Hospital Posadas, entre otros, finalmente llegó al INTI, un prestigioso organismo estatal de ciencia y tecnología cuya tarea principal es acompañar e impulsar el crecimiento de las pymes argentinas y promover el desarrollo industrial mediante la innovación y la transferencia de tecnología.

“Ayer muy temprano nos anunció el gerente de Recursos Humanos, Ernesto Luna, que en el transcurso del día iban a salir 250 telegramas de despidos”, dijo a PáginaI12, Giselle Santana, trabajadora y secretaria gremial de la junta interna de ATE-INTI. “Es imposible que haya alguna razón para echar a 250 trabajadores. No hay ninguna razón para semejante ataque a los trabajadores porque es casi el 10 por ciento del INTI lo que están despidiendo”, advirtió. Las autoridades se negaron a entregar la lista con los nombres de los despedidos sin ningún tipo de justificación. Ante la falta de respuestas, los trabajadores convocaron a una asamblea de urgencia y decicieron realizar un corte en la Av. General Paz que se extendió hasta las 22 horas del día de ayer. La delegada también señaló que hubo un gran despliegue policial. “Estuvimos rodeados de un operativo policial impresionante, hubo amenazas de que podrían entrar a desalojarnos, fue una situación bastante tensa”, agregó. “Nosotros ya nos veníamos preparando, había muchos rumores, de hecho estaba la cuestión de la reestructuración que venía circulando. El Ministerio de Modernización estuvo durante todo el verano recorriendo los centros del INTI y suponemos que para hacer esa famosa dotación óptima e ir produciendo esta reestructuración que pretenden imponernos”, aseguró Santana. Los trabajadores resolvieron seguir con el plan de lucha tras una asamblea que se realizó ayer por la noche. Lo harán hasta que las autoridades les entreguen la lista con los nombres de los damnificados. “La decisión es resistir y que no haya ningún despido”, advirtió Santana y agregó: “sabemos que el ataque es contra todos los trabajadores en general pero contra el Estado en particular, quieren destruir la salud pública, la educación pública, los organismos de ciencia y tecnología, los controles a sus amigos empresarios, esto está claro”.

“Ahora comienza un nuevo ciclo de gente que piensa igual que como pensaba Cavallo. Vale decir, los que solo le dan valor a las finanzas que son los CEOs de este gobierno y las corporaciones multinacionales que no tienen interés en que el INTI haga desarrollo”, afirmó el ex titular del organismo y actual coordinador del Instituto para la Producción Popular, Enrique Martínez. “Por supuesto que las 250 personas son preocupantes y a mi juicio van a ser más pero la pelea hay que darla en función de que esto le tiene que interesar a las economías regionales, a las pequeñas empresas y a los propios trabajadores del INTI que tienen que estar atentos a no servir los beneficios de quienes quieren convertir esto en un negocio”, agregó. Además, Martínez aseguró que durante la gestión kirchnerista se duplicó el personal, que había sido reducido por Cavallo a 1100, llegando a 2200 trabajadores. “Se instalaron más de 30 centros en todo el país. Hay una cantidad de trabajo de desarrollo territorial con los pequeños empresarios enorme en toda la gestión kirchnerista”, concluyó el ex titular del INTI.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest