El Gobierno anuló la “cuota solidaria” de La Bancaria

El Gobierno anuló la “cuota solidaria” de La Bancaria

El Ministerio de Trabajo emitió una resolución en la que le quita el aporte que hacían los trabajadores del sector no afiliados a ese sindicato. La decisión podría afectar a otras agrupaciones.

El Gobierno nacional dio un nuevo paso en su avanzada contra los sindicatos. A través de una Resolución publicada ayer en el Boletín Oficial, el Ministerio de Trabajo anuló la “cuota solidaria” que la Asociación Bancaria, conducida por Sergio Palazzo, percibía en concepto de aporte de los trabajadores del sector no afiliados a ese gremio. Para los dirigentes del sindicato la medida es claramente ilegal y el próximo 1 de febrero definirán, en una reunión de plenario de secretarios generales, la metodología de la protesta frente a lo que consideran un nuevo ataque en el marco de la complicada negociación paritaria que llevan adelante.

La criticada “cuota solidaria” forma parte del acuerdo que la Asociación Bancaria junto a las patronales alcanzaron durante la negociación paritaria correspondiente al año pasado y que fue además homologado por las actuales autoridades del Ministerio de Trabajo. En ese sentido, en el gremio entienden que la resolución que se publicó en el Boletín Oficial carece de peso legal para desmantelar, aunque sea en un solo ítem, el acuerdo paritario.

Sin embargo y más allá de la queja de la Bancaria, el ministerio que conduce Jorge Triaca, quien sigue de vacaciones tras el escándalo desatado luego de que una ex empleada lo denunciara por tenerla “en negro”, esgrime en la Resolución 2-E/2018 que el descuento solidario sería una suerte de “afiliación forzada” o “compulsiva”.

El texto firmado por el director de Asociaciones Sindicales de la cartera laboral, Horacio Bernardino Pitrau, indica que el descuento voluntario “resulta atentatorio contra la libertad sindical” y, por lo tanto, “no corresponde seguir reteniendo” a los trabajadores ese dinero que es girado al sindicato.

Lo que pagan los afiliados es la “cuota sindical”, mientras que la denominada “cuota solidaria” que recibía la Asociación Bancaria es un aporte acordado en las negociaciones salariales del sector, entre el gremio y las cámaras de bancos privados y públicos. En ese sentido y hasta tanto no se alcance un acuerdo con la negociación salarial para este 2018 los ítems de la anterior paritaria continúan vigentes. Otros gremios como la UTA, Utedyc y la UOM tienen aportes similares.

La medida le asesta un golpe a los ingresos de la asociación liderada por Palazzo, quien también es referente de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y uno de los dirigentes más críticos de las políticas neoliberales de la administración de Cambiemos. Se da además en medio de la paritaria de los bancarios, en la que las cámaras empresarias por ahora ofrecen un escaso 9 por ciento de aumento anual.

Si bien la resolución se publicó oficialmente recién ayer las autoridades de los bancos ya estaban al tanto desde el 19 de enero pasado. Por caso, el directorio del Banco Nación emitió el jueves una “circular reservada” donde se comunicaba que el salario de enero incluirá la primera cuota del porcentaje de la cláusula gatillo que prevé la paritaria vigente pero al mismo tiempo le pone fin de la “cuota solidaria” a pesar de que también forma parte de dicha paritaria.

Según el gobierno la decisión de emitir esta resolución se enmarca en el hecho de considerar que la vigencia del aporte solidario tenía una temporalidad que, de acuerdo a las paritarias que lo establecieron, ya habría vencido. Por otra parte, afirman que se trata de un descuento en contra de la voluntad de los trabajadores no afiliados. Para los técnicos del Ministerio de Trabajo “es lógico” que la cuota solidaria deba “tener una limitación temporal” y que “la falta de esa limitación” constituiría “una configuración temporal lesiva que (…) implicaría una carga destinada a lograr una compulsiva afiliación”. Pero como afirman en la Bancaria, esa es una decisión que deben tomar las partes y no el Ministerio. Pero parece que eso poco importa entre los funcionarios de la cartera que conduce Triaca porque en la resolución se afirma que “no puede imponerse a los trabajadores no afiliados aportes que respondan a causas distintas, sin compromiso de la libertad sindical”.

En el gremio de Palazzo nadie duda de que esta es una resolución que fue impulsada por los bancos privados y acordada con el gobierno porque con ella buscan abrir otro frente de conflicto en el marco de la ya compleja negociación salarial que lleva adelante el sector. Por ahora las asociaciones patronales insisten en ofrecer apenas un nueve por ciento de aumento salarial y el gremio, además de rechazar la oferta, ya prepara medidas de acción directa que serán debatidas y aprobadas en el plenario de secretarios generales previsto para el próximo jueves.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest