El padre empresario de un poderoso ministro de Macri culpó a los sindicatos por el desempleo

El padre empresario de un poderoso ministro de Macri culpó a los sindicatos por el desempleo

En plena tensión con los sindicatos por la cuestionada reforma laboral del macrismo, el vicepresidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, empresario automotriz y padre de uno de los ministros más ricos del Gabinete PRO lanzó fuertes acusaciones contra los gremios. Otro funcionario PRO presente tuvo que, entre chiste, cruzarlo

«Más papista que el Papa», reza un conocido refrán. En línea con la recurrente embestida del presidente Mauricio Macri y sus espadas más cercanas contra el sindicalismo y en plena tensión por la cuestionada reforma laboral, el padre empresario de un poderoso ministro de Cambiemos lanzó una escandalosa acusación contra los gremios que incluyó una insólita inculpación por el desempleo y que, además, le valió que otro funcionario PRO presente en el lugar ensaye una humorística salida para intentar despegar al Gobierno de las polémicas palabras.

Según publicó Infobae, en medio de las sesiones del Business 20 (B20, el capítulo de negocios de cara a la preparación para el G20 en Buenos Aires) en Rosario, Guillermo Dietrich, un poderoso empresario automotriz y padre del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, acusó a los sindicatos de «corruptos» y pronosticó que cuando dejen de serlo se acabrá el desempleo en la Argentina.

«El día que termine la corrupción de los sindicatos, no hay más desempleo», disparó el empresario automotriz integrante del «Grupo de los 6», compuesto por los empresarios más poderosos, que además es el vicepresidente segundo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios.

Lo más ruidoso de tan insólitas y escandalosas palabras es que se producen con la mira en el borrador de la reforma laboral que impulsa Cambiemos, espacio político que integra su hijo ministro, pero en medio de, justamente, una fuerte tensión con la oposición y los sindicatos, escollo que el macrismo deberá sortear para poder avanzar con la medida.

Es que Dietrich padre parece haberse pronunciado como más macrista que el propio Macri. Prueba de esto es que la frase impactó tanto que atravesó el panel de los empresarios, y fue otro funcionario PRO quien tuvo que ponerle freno: el ministro de Producción, Francisco Cabrera, lanzó un curioso chiste para tratar de aflojar la tensión del auditorio con un chiste.

«Habría que agregarlo a Guillermo Dietrich al grupo de diplomacia, fue tan sutil», disparó Cabrera entre risas y miradas cruzadas de los presentes. Mientras esto sucedía en el salón de la Bolsa de Comercio de Rosario, el tema alcanzaba en Casa Rosada aún más tensión ya se conocía que la CGT había suspendido la reunión prevista con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

No conforme, el Dietrich mayor insistió con su embestida contra los sindicatos sin referirse a ninguno en particular, les dijo básicamente cómo tienen que trabajar y hasta habló de la relación con los robots.

Aseguró que «se tienen que modernizar» por la llegada de los robots, que los estatutos están viejos y apuntó ante todo a la informalidad de la economía, que llega al 38 por ciento. «Los que estamos en blanco no podemos competir con esa economía en negro», dijo, autoexcluyéndose del blanco de las críticas.

Las críticas del empresario del sector automotriz también se alcanzaron a sus pares, evitando la autocrítica, y cargando sobre el vínculo con el kirchnerismo. «Hay una generalización de que los empresarios no nos hemos comprometido en algún momento, y eso me lastima», dijo, y se justificó: «Muchos empresarios hemos estado aquí y a la moneda se le sacó 13 ceros. Al 80% de los empresarios que no tuvieron connivencia con el Estado, los felicito».

Se trata del mismo que, antes de que terminase 2016, se manifestó orgulloso por el «aporte» de su empresa a la Nación: «Mi empresa esta aportando un hijo para mejorar la República».

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest