LIFSCHITZ: “NO HAY DATOS POSITIVOS EN LA ECONOMÍA”

LIFSCHITZ: “NO HAY DATOS POSITIVOS EN LA ECONOMÍA”

El gobernador de nuestra provincia, Miguel Lifschitz, declaró acerca de sus acuerdos y desacuerdos con el gobierno nacional, e hizo su lectura sobre la economía actual

Miguel Lifschitz admite la intención de sumar dirigentes peronistas al Frente Progresista Cívico y Social, aunque rechaza la construcción de un frente anti Cambiemos porque no observa “una sociedad que esté reclamando ese tipo de armado político”.

Aquí, los principales fragmentos de una entrevista brindada a los medios:

-Tanto usted como el presidente Macri llevan poco más de dos años como mandatarios, ¿cómo es la relación entre ambos?

-Ha tenido algunos vaivenes, con el correr del tiempo se ha estabilizado en marco de relación institucional madura, cordial, tanto con el Presidente como con los ministros, sabiendo cada uno el lugar donde está parado y las diferencias que nos separan.

-¿Está dentro de lo que usted esperaba?

-Sí, porque creo que es natural que el Gobierno o el Presidente tenga mayor afinidad con determinados sectores, gobernadores, algunos porque son de su propio palo, de Cambiemos, y otros porque juegan muy en sintonía por razones de afinidad política o necesidad, por lo que fuere, como algunos gobernadores. No es el caso nuestro. Más allá de haber compartido algunos temas y tratar de buscar siempre articular y coordinar, obviamente no estamos en ninguno de esos grupos. Nosotros podemos tener cierta autonomía y libertad, margen de acción para tener nuestras propias definiciones, que a veces pueden coincidir con el Gobierno, pero en muchos casos no coinciden.

-¿En términos de política económica, este gobierno no logró corregir los errores del anterior?

-Obviamente que el modelo es distinto al del gobierno de Cristina Kirchner pero los problemas estructurales que recibió la Argentina al comienzo de esta gestión, en diciembre de 2015, no se han resuelto en absoluto, incluso algunos se han agravado. Hoy tenemos un nivel de inflación que ha disminuido un poquito, pero que está lejos de las metas que se había planteado el Gobierno. A esta altura ya deberíamos estar en una inflación de un dígito y, en nuestro caso, acabamos de dar el índice de 26,1 por ciento el año pasado, ligeramente superior al nacional. El déficit fiscal se ha incrementado, el déficit comercial es el mayor de los últimos veinte años, el nivel de endeudamiento ha crecido peligrosamente, este año por primera vez tuvimos un crecimiento en la actividad económica pero fue muy leve e impulsado por la construcción y el sector agropecuario. Pero no es para nada la recuperación de la economía y lo mismo ocurre con el empleo. Muchos datos positivos en la economía no hay, por el contrario, son preocupantes. Es la materia pendiente que tiene el Gobierno, la más importante. Porque además, si algo se esperaba del gobierno del presidente Macri, era justamente que lograra encaminar la economía.

-¿Qué rescata como positivo de este Gobierno?

-Hay un mayor nivel de diálogo político, o por lo menos institucional, aunque no siempre es correspondido con acciones. Hay más cercanía de los funcionarios, del propio Presidente, que ha venido a Santa Fe no menos de siete u ocho veces en estos dos años. Lo mismo ha hecho en otras provincias, eso es bueno. Ha recuperado protagonismo el Congreso y eso también es bueno. Creo que hubo algún intento de jerarquizar una cierta independencia del Poder Judicial, pero hoy por hoy no se vislumbra que eso sea una política firme. Se vuelven a visualizar interferencias e injerencias del oficialismo sobre la Justicia. Creo que en el inicio hubo algunas decisiones que fueron correctas, comparto la idea de salir del cepo cambiario, la de resolver el tema de los holdouts. Había que reestablecer un marco de apertura y de relaciones internacionales que se había perdido en los últimos años, pero tomando recaudos.

–En Santa Fe se teje la posibilidad de construir una nueva fuerza y se habla de la posibilidad de integrar a socialistas y peronistas, ¿se malinterpretó su idea de relanzar el Frente Progresista?

-La idea es simple. A veces los términos, las especulaciones o la interpretación que hace uno u otro periodista le van dando un cariz más en un sentido que en otro. Pero básicamente nuestra idea, y en eso hay consenso entre los distintos dirigentes del Frente, es no quedarnos con lo que tenemos, que es mucho y lo hemos consolidado en todo el territorio. Hoy no hay una fuerza con más presencia y poder territorial que el Frente Progresista. En 2017 hemos hecho la mejor elección de nuestra historia en lo local, con la excepción de Rosario. Ganamos Santa Fe, Villa Gobernador Gálvez, nuevas ciudades. Como socialistas tenemos dos nuevos intendentes, como Frente Progresista ganamos más de treinta comunas que eran del peronismo o partidos vecinales. Lo que tenemos es importante pero hay que ampliar la base de sustentación. Esto implica abrir una convocatoria a dirigentes sociales, de instituciones intermedias, a dirigentes que en algún momento estuvieron dentro del Frente y por alguna circunstancia se fueron alejando, sectores del radicalismo, de nuestro propio partido. Y esto también incluye a algunos dirigentes del peronismo. De hecho, en estas elecciones en el Frente tuvimos candidatos a presidentes de comuna que son peronistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest