Masiva marcha de barbijos en Rosario contra el uso de agroquímicos

Organizaciones ambientalistas de todo el país se movilizaron por la ciudad denunciando un “envenenamiento de la población”.

Unas 30 organizaciones ambientalistas de distintos puntos del país marcharon este miércoles por Rosario con barbijos en sus rostros, para alertar sobre las enfermedades y malformaciones que asocian al uso de agroquímicos.

La Marcha Plurinacional de los Barbijos -de la que participaron también comunidades qom y mapuches- se realizó en coincidencia con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente por “alimentos sin agrotóxicos, sanos, seguros y soberanos”, dijeron los organizadores.

“La Marcha de los Barbijos que surge de los movimientos sociales viene a visibilizar de manera muy gráfica algo que los pueblos fumigados saben hace mucho tiempo: que hay un incremento de cánceres de distintos tipos aunque el sistema de salud haya querido negarlo“, dijo  Damián Verzeñassi, director del Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario.

Sobre las consecuencias en la salud, el profesional agregó que efectivamente hay más nacimientos con malformaciones congénitas, más perdidas de embarazos,enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo en niveles que no se registraban en el resto del país y hay daño genético de niños expuestos a agrotóxicos.

La referente de la ONG El Paraná No se Toca, Luciana Luraschi, sostuvo que la movilización “no es la demanda de un grupo de ambientalistas locos, sino que es un problema que afecta a nuestra salud”.

“En Santa Fe triplicamos la media del país en niveles de cáncer, también hay enfermedades que tienen algún tipo de relación con el uso de agrotóxicos, que si bien sabemos son multicausales hay estudios de cómo esto influye en el organismo”, refirió.

Recordó que en 2015, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la OMS clasificó al glifosato como “probable carcinógeno” y dijo que “hay una luz que tenemos por delante que es la agroecología”, mediante el cultivo sin agroquímicos.

La marcha se inició a las 17 desde la Plaza San Martín, en el centro de Rosario,donde previamente se realizó una “feriaza” de productos agroecológicos. La movilización hizo un alto en la Bolsa de Comercio de Rosario, que el representante del Taller Ecologista de Rosario, Sergio Rinaldi, calificó como “la cara misma de los que nos envenenan”

Por su parte, el director del Centro de Protección a la Naturaleza (Cepronat) de Santa Fe, Carlos Manessi, advirtió sobre el “impacto social” del modelo de agronegocios “que ha despoblado el campo y llevado a la gente a los cinturones de las grandes ciudades”.

Daniel Romano, de la Comisión de Derechos Humanos de la localidad de San Lorenzo, ubicada en el polo exportador de granos más importante del país, dijo que en su zona “está naturalizado cambiar salud por trabajo” y reconoció que ese “es un logro de este proyecto de modelo extractivo”.

“Enfrentar a las empresas y dadores de trabajo genera dudas y dificultades, pero hemos logrado la prohibición del uso del glifosato en Rosario y Santa Fe”, recordó Romano, quien se hizo ambientalista “porque tengo cuatro personas de mi entorno que murieron de cáncer”.

La movilización concluyó con un acto en el Parque Nacional a la Bandera que cerró con un festival cultural con Rubén Patagonia y otros músicos invitados.