Sube la energía en Santa Fe: la tarifa de la EPE aumentará 34,8% a partir de marzo

Los pequeños usuarios serán los más afectados por la suba, ya que en sus tarifas verán un alza del 43,5%. En tanto, el aumento para los grandes consumidores será del 25,6% y para la Cuotaparte del Alumbrado Público del 28,2%.

El Gobierno de Santa Fe autorizó una suba del 34,8% en la tarifa de la Empresa Provincial de la Energía (EPE). El aumento empezará a aplicarse a partir de los consumos de marzo, e impactará de lleno en las facturas de mayo-junio, afectando principalmente a pequeños usuarios.

El incremento del servicio –aprobado por el Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat de la provincia– corresponde al porcentaje que la EPE había solicitado en una audiencia pública realizada el pasado 17 de febrero. En este sentido, desde la empresa señalaron que el aumento es menor a la inflación registrada duranta el año pasado, que fue del 94,8%.

 

Si bien el incremento promedio –que comenzará a regir este miércoles 1 de marzo– será del 34,8%, los pequeños usuarios serán los más afectados por la suba, ya que en sus tarifas verán un alza del 43,5%. En tanto, el aumento para los grandes consumidores será del 25,6% y para la Cuotaparte del Alumbrado Público del 28,2%.

Además, se habilitó la aplicación de un “indicador ponderado”, mediante el cual el Ministerio de Servicios Públicos puede volver a convocar a una audiencia pública en caso de que sea necesario reajustar la tarifa.

En lo que respecta a servicios públicos, el aumento de la electricidad está muy por debajo del porcentaje pedido por la empresa Aguas Santafesinas, que sugirió un alza del 80% en la tarifa de agua potable.

 

En la audiencia pública de mediados de febrero, el presidente de la EPE, Mauricio Caussi, indicó: “Estamos convencidos de que la decisión tarifaria tiene que ser una decisión política que lea, que interprete el momento económico, el momento social”.

En ese marco, agregó que es necesario “buscar un equilibrio” entre “una tarifa que cuide el poder adquisitivo de la familia y que no sea funcional al proceso inflacionario, sino que contribuya a moderarlo, que le de competitividad al sector productivo pero que también permita sostener el nivel de inversión de EPE”.

En diálogo con los medios, Caussi evaluó: “Una familia que tenga un consumo bimestral de unos 600 kilovatios promedio, que es un consumo racional, va a tener un aumento mensual de 3 mil pesos. El costo de la energía diaria de esa familia no superará los 400 pesos”.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest