La UNR acorta la duración de sus carreras de grado

El Consejo Superior aprobó un proyecto que pone un tope de cuatro años para las nuevas ofertas académicas. Las reformas de planes de estudio deberán contemplar títulos intermedios

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Rosario aprobó un proyecto para acortar la extensión del cursado de las carreras de grado. La nueva normativa alcanza a las nuevas ofertas académicas que se implementen en las facultades como a las reformas de los planes de estudio que no podrán prolongarse más de cuatro años.

La medida avalada por unanimidad entre las máximas autoridades universitarias busca avanzar hacia planes de estudio más cortos y con la posibilidad de que los alumnos obtengan una titulación intermedia.

Las autoridades universitarias advierten que la duración promedio real de las carreras de grado es de 9 años, lo que indica que aunque la media de los planes de estudio estén proyectados en cinco o seis años, los alumnos tardan tres años más en obtener el título.

Por eso, explican, la nueva reglamentación busca modernizar los programas de estudio y promover la graduación de estudiantes, además de adaptarse a contextos globales en permanente cambio.

La sugerencia de considerar la extensión de los planes de estudios, se viene planteando en el marco del plenario de rectores y rectoras del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y de las propuestas de trabajo de la Secretaria de Políticas Universitarias y el Ministerio de Educación de la Nación. La idea es aspirar a carreras más integradas y cortas, que promuevan movilidad, contemplen títulos intermedios y modalidades híbridas o combinadas.

En este contexto, la UNR es la primera en aprobar normas que avancen en ese sentido.

Cambio de planes

La nueva reglamentación aprobada por el Consejo Superior aplica a las nuevas carreras que sean creadas por la UNR o a los planes de estudio que se reformen en adelante. Así, las nuevas carreras de grado que sean creadas por la Universidad Nacional de Rosario (UNR) tendrán una extensión máxima de 4 años.

De acuerdo a la nueva reglamentación, el mínimo de horas exigidas por el sistema nacional o los órganos de acreditación respectivos será tomado por la UNR como cantidad máxima posible. Es decir, 8 cuatrimestres, una duración de 4 años que contempla el dictado de 2.600 horas, el piso establecido por normativa nacional.

La mayoría de los planes de estudio de carreras de grado de las universidades nacionales tienen una duración superior a lo establecido como mínimo en las diversas normas. Y el tiempo se hace más extenso aún cuando se evalúa la duración real de las carreras, que está muy por encima de la duración teórica, es decir de la establecida en el plan de estudios.

En el caso de la UNR, los planes de estudio de las carreras oscilan entre los cinco y seis años, pero la duración promedio real de las carreras de grado es de 9 años, un media que se repite en duración similar en todo el sistema universitario nacional.

Para el rector de la UNR, Franco Bartolacci, se trata de un promedio que “no es razonable”.

Según destacó “modificar eso requiere múltiples medidas, pero una indispensable es establecer un máximo de horas por debajo del actual y fijar una duración de 4 años para nuestras carreras de grado. Es un paso muy importante el que estamos dando, primera vez en el sistema, y va en sintonía con el conjunto de reformas académicas, pedagógicas y curriculares que estamos impulsando”.

Más egresados

“Esta modificación además busca sincerar los tiempos de estudio, ya que hay un trecho enorme entre lo que el programa dice que dura una carrera y lo que en verdad se extiende”, añadió Bartolacci.

Los datos de distintas investigaciones e informes de organismos gubernamentales así lo reflejan: sólo el 29,6% de los estudiantes egresan en el tiempo teórico previsto. “Ello se debe a múltiples factores que atraviesan las trayectorias académicas de cada estudiante, pero también se vincula con las propuestas curriculares de la institución”, expresa el proyecto aprobado en el Consejo Superior y presentado por el Rectorado de la UNR.

Según destaca la iniciativa, dado que la retención y el egreso de los estudiantes constituye una línea prioritaria de la política académica de la UNR, se requiere acortar las distancias entre la duración teórica establecida en los planes de estudios aprobados y la duración real en el egreso de los estudiantes.

“Este análisis no sólo debe circunscribirse a reflexionar sobre las cargas horarias, contenidos, correlatividades y demás requisitos de egreso que establecen los planes de estudios, sino además considerar el volumen de la actividad académica que demanda a las y los estudiantes, las trayectorias reales de los mismos, la disponibilidad de tiempos y su relación con las posibilidades y realidades”, explica el documento.

Para Bartolacci, “es necesaria una segunda reforma universitaria, que resguarde el umbral de excelencia que garantiza la formación universitaria pública y al mismo tiempo provoque transformaciones curriculares, pedagógicas y académicas profundas. Para seguir cumpliendo su misión, la Universidad debe cambiar mucho y rápido, siempre con la finalidad de cuidar la excelencia de nuestra formación, promover la permanencia y el egreso y permitir que lo que sucede en el aula y los laboratorios siga siendo, en un mundo que cambia tanto y tan vertiginosamente, tan relevante como lo es hoy”.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest